Juan Rodríguez
Laredo, Tx.- La organización SCAN advirtió ayer que las drogas y el alcohol en el estado de Texas, como en muchos otros más, siguen acechando peligrosamente a los menores de edad, principalmente estudiantes de secundaria y preparatoria, por lo que hizo un llamado a los padres de familia y educadores ha continuar realizando los esfuerzos tendientes a evitar el  consumo entre ellos de estos productos.
Verónica Jiménez, directora de esta agrupación, expuso un video durante la junta mensual de SCAN, en el que se ilustran los peligros que amenazan a los jóvenes al ingerir estas sustancias, altamente nocivas para su salud y su integridad física, tanto individual como para quienes los rodean.
Explicó que este problema ha venido provocando también serios problemas en la sociedad laredense, por lo que es necesario que los adultos tomen medidas pertinentes para evitar el contacto de los niños con cualquier tipo de bebidas alcohólicas o estupefacientes.
Indicó que científicamente se ha comprobado que cualquier consumo de estas sustancias causa alteraciones físicas, como lentitud en la capacidad de reacción, de coordinación y daños en el cerebro, con la pérdida de memoria, de apetito y múltiples problemas adicionales más como la ausencia escolar, baja en calificaciones y otras consecuencias serias.
Jiménez manifestó que ante la cercanía de la pausa vacacional de “Spring Break”, es cuando los padres de familia deben estar más vigilantes con sus hijos y amistades que los rodean, a fin de evitar hechos lamentables entre la familia, el núcleo más importante de la comunidad.