Gastón Monge

 

Nuevo Laredo, Tamaulipas.- La Diócesis de Nuevo Laredo llevará a cabo el 22 de junio el Congreso Eucarístico Diocesano en la catedral de esta ciudad a las 11:30 horas, en la que estará presente el sacerdote argentino Patricio Hileman, y de acuerdo al padre José Alfredo Rojas Sáenz, de la Pastoral Litúrgica, se trata de hacer reflexión en las parroquias sobre la importancia de la eucaristía a través de una celebración festiva el día mencionado, como final de una primera etapa.

Una segunda etapa será la celebración de un Congreso Eucarístico Nacional a celebrar en la Arquidiócesis de Yucatán en septiembre, para luego celebrar el Congreso Eucarístico Internacional en el año 2020 en la ciudad de Budapest, Hungría.

De acuerdo al sacerdote, “es una forma de preparación para disponernos a esta fe eucarística y renovación de nuestra fe”, expresó en rueda de prensa celebrada en las instalaciones de la Diócesis la mañana de este jueves.

Añadió que los obispos mexicanos decidieron asumir un proyecto social de dicho Congreso, ya que antes concretaban en obras físicas como asilos, orfanatorios y casas de asistencia social, y como ejemplo, dijo que el anterior Congreso se realizó en Monterrey en el 2015, mientras que en el 2011 fue en Tijuana, ciudades en las que  se realizaron obras sociales diferentes.

En esta ocasión, dijo el padre que se tomó la decisión de realizar una obra social pero no como obra pública, sino como una campaña de concientización, y dijo que en el Congreso del próximo sábado 22 de junio, el padre Patricio  dará a conocer su experiencia como monje benedictino y después como ermitaño, para después ser promotor de las vida eucarística.

“Asumiremos como Diócesis en voz de nuestro obispo un compromiso con la sociedad, y ese compromiso es el cuidado del agua, que es el compromiso social en México, y surge a partir de este Congreso, y consiste en una campaña a largo plazo que iniciará a partir del Congreso.

Del proyecto habló el padre Alfredo Cuellar, quien dijo que e trata de un compromiso de la Diócesis,  y se trata de crear conciencia entre la población para cuidar el agua y utilizarla de manera adecuada, ya que se trata de un recurso vital para la vida.

Para ello se estableció un acuerdo con la Comapa, para que este proyecto se extienda a través de ambas instancias con la finalidad de que poco a poco la sociedad vaya tomando conciencia de la importancia de cuidar este importante recurso natural.

“De las acciones sociales que puede dejar este Congreso no hay que descartar las de tipo ecológico”, dijo el religioso tras mencionar que la Diócesis de Nuevo Laredo decidió que la obra social de este congreso sea el cuidado del agua, y para ello comentó que es una tarea que inicia con la sensibilización ante quienes sufren las consecuencia del cambio climático y de la contaminación del agua.