Gastón Monge

 

Nuevo Laredo, Tamaulipas.- El año pasado la Secretaría de la Contraloría de esta ciudad atendió 65 quejas en contra de servidores públicos municipales, de las  que fueron resueltas 27, mientras que el resto está en proceso de resolución; en este año solo una queja se ha presentado, informó el contralor José Ibarra.

Algunas de las quejas presentadas se resolvieron mediante amonestación a los servidores públicos, otras mediante el apercibimiento, y otras más ameritaron la suspensión temporal o definitiva del funcionario público, mientras que algunos fueron inhabilitados de sus cargos.

“Se trata de todo tipo de servidor público,  desde un empleado de ventanilla hasta el que está como guardia municipal, agente de tránsito y otros”, comentó.

Las dependencias más recurrentes en quejas son tránsito y comercio informal, porque estos servidores públicos son los que más molestias e incomodidades ocasionan a las personas, pero aclaró que  como servidores públicos deben hacer bien su trabajo, tal y como lo marca el reglamento.

Comparativamente, en el 2017 se presentaron 5 destituciones directas que fueron aplicadas por secretarios y directores en atención a las quejas presentadas en la Contraloría, y en lo que va del presente año solo se ha separado a un maestro de escuela por faltas administrativas.

“Las amonestaciones las hacemos de forma muy clara y precisa desde el momento en que se lo decimos al servidor público, de que si reincide vamos a proceder en su contra, y esto ha dado buen resultado porque queremos que  la gente nos tenga confianza total y que nos hable “, señaló.

Al aplicar las sanciones, dijo el funcionario que los servidores públicos son inhibidos de que cometan abusos, extorsiones o maltrato a las personas, porque saben que serían sancionados, y frenan sus conductas.

Y es que bajo esa óptica, la contraloría y la Secretaría de Administración, ofrecen a los servidores y funcionarios públicos un código de ética, con lo que mencionó que ya no habrá pretexto para que cumplan con sus funciones de manera correcta y adecuada.

La quejas pueden ser presentadas de manera directa al teléfono de Quejatel, que es el 712 1037, de manera directa en las instalaciones de la Contraloría Municipal ubicada en el tercer piso de la Torre Administrativa, en los doce buzones que hay en la ciudad, o en la página oficial del municipio.

Como ejemplo, dijo que cada tres días se recogen las quejas de los buzones, y si procede la queja se llama  a las personas, por lo que  se reciben de 10 a 15 por mes.

Pero a través de Quejatel se recibieron el año pasado 373 quejas de todo tipo, algunas de ellas por situaciones mínimas, y en este año suman ya 31 quejas, algunas de ellas de atención urgente y otras graves.