Juan Rodríguez
LAREDO, Texas.-  Utilizando bombas de humo, para nulificar totalmente la visibilidad a varios metros de distancia y fuertemente armados, agentes de la Aduana y Protección Fronteriza volvieron a cerrar el puente internacional Juárez Lincoln, durante 15 minutos, esta mañana.
Fue una vez más un ejercicio de rutina  para lo cual esta vez, a diferencia del realizado el jueves en el puente Puerta de las Américas, se instalaron pesados contenedores para carga comercial sobre el cuerpo del puente, a manera de escudos que se pueden usar en caso que se presenten concentraciones masivas de inmigrantes en este cruce.
Fue alrededor de las 10 de la mañana, cuando las autoridades aduaneras decidieron cerrar el puente, para desplegar estos operativos físicos, cuyo objetivo principal es estar listos para cualquier contingencia que se pudiera presentar por algún arribo de miembros de las caravanas de inmigrantes, como ocurre en la vecina población de Eagle Pass, Texas.
Se prevé que la CBP continuará realizando estos preparativos en el transcurso de los próximos días, como lo hizo saber la corporación a través de un comunicado enviado el jueves a los medios de comunicación.
Los enormes contenedores fueron dejados a un lado del puente, en caso de que sean necesitados como impenetrables barricadas durante alguna emergencia inmigratoria.