La presidenta nacional de Morena, Yeidckol Polenvsky vino a Tamaulipas solo a insultar  al senador suplente Alejandro Rojas y  lo llamo “perro pantorrillero”. Aquí se cumplió aquella frase de que cuando el perro es bravo, hasta a los de casa muerde.

Hasta antes de su llegada, ingenuamente algunos morenistas creyeron que llegaría a Tamaulipas seguida de un ejército de asesores para los 22 candidatos a diputados,  además de recursos económicos, que  bastante falta les hacen.

En vez de eso vino a decir que  no le importa lo que diga y haga Alejandro Rojas, pero todo el tiempo lo tuvo presente y se dedicó a golpearlo mediáticamente. Lo bueno que no lo hace en este mundo,  sino lo agarraría a  mordidas y rasguños.

Faltan 20 días para la elección y los candidatos siguen esperando la llegada de asesores en imagen, expertos en redes sociales, en manejo de medios tradicionales,  capacitadores para los representantes de casilla y asesores jurídicos, analistas políticos,  expertos en reclutar  simpatizantes y un largo etcétera.

En vez de todo eso, Polensky solo les  trajo su bendición. Es como si no hubiese estado en Tamaulipas. No aportó nada su visita.

La apuesta de Morena  sigue siendo ganar con la  imagen de Andrés Manuel López Obrador, misma que ya está cayendo, pero sigue fuerte.

A Polevnsky le  fue muy bien en Matamoros, tierra gobernada por el alcalde Mario Alberto López, de extracción morenista y dicen los que fueron que había más de mil 500 asistentes, en tanto que en Madero y Victoria, la concurrencia fue muy modesta.

En Victoria un  grupo de neolaredenses  que están inconformes con la presencia de Carmen Lilia Canturosas y Antonio Leal Doria en la lista de plurinominales, protestaron ante Polevnsky, que los ignoró.

Lástima que en el PT no  tienen idea de lo que es la democracia, si no alguien de sus militantes,  estaría protestando porque Alejandro Ceniceros se colocó en el primer lugar de la lista de plurinominales. Ceniceros ya fue diputado por esa misma vía y en su calidad de  dirigente estatal ha manejando las prerrogativas oficiales del PT  como si fuesen producto  de su patrimonio. Ya es hora de que deje a otros vivir del presupuesto. Esta clase de grillos son los que luego quieren dar clases de democracia y moralidad.

A 20 días de la elección seria  sano que por lo menos el PAN, PRI y Morena cubran las 525 casillas  con representantes que  asistan el día de la  jornada electoral y estén al pendiente de lo que ocurre durante la votación, para denunciar cualquier irregularidad que se presente.

Esto le daría mayor certeza jurídica a la elección para que no haya necesidad  de judicializar el proceso, cono paso el año pasado en que a falta de representantes, o los  había, pero no estaban capacitados, se  recurrió a los tribunales buscando  ganar lo que no se ganó en las urnas.

Hay que estar preparados para ganar, pero también para perder.

Post not found !