El diputado electo Félix Fernando García Aguiar anda muy activo. El martes  visitó las oficinas de Bienestar Social de Miguel Alemán, asistió a la  inauguración de Casa Club del Adulto Mayor en el mismo municipio. Luego se traslado a Camargo y más  tarde fue a Guerrero, a participar en la cabalgata  por las fiestas de San Juan, al lado de la alcaldesa Irasema Peña.

Incluso fue a Roma, Texas y se reunió con el Administrador, Crisanto Salinas y el subdirector, Freddy Guerra, para estrechar relaciones.

El Moyo ha sido muy bien recibido en la ribereña, pues hay la molestia de que el diputado Glafiro Salinas los abandono.  Pero además, El Moyo se siente agradecido y comprometido porque la ribereña fue clave para su triunfo pues le aportó 10 mil 684 votos, en tanto que en Nuevo Laredo sacó 8 mil 556. De ahí que les devuelva la copa. Ya quiere que llegue octubre para empezar a legislar y cumplirle a los ciudadanos. García Aguiar fue el ganador más votado en los tres distritos de Nuevo Laredo y eso es una  gran responsabilidad.

Volviendo con Glafiro, su desafortunada frase de que los diputados están trabajando para que el actual Congreso sea el mejor en la historia, se sigue prestando para la chunga y varios periodistas de la capital se dan vuelo haciendo mofa de ello. El solo se colocó una soga al cuello con esa frase y seguirá pagando las consecuencias por mucho tiempo. En realidad su paso por el Congreso ha sido gris. Si lo comparamos con lo que en su momento hicieron otros dos neolaredenses que ocuparon la misma posición, Ramón Garza Barrios y Ramiro Ramos, sale muy descalabrado.

Ramón le sacó tanto brillo al Congreso que de ahí salió para ser candidato a la alcaldía  de Nuevo Laredo, ganó de manera aplastante y figuro como fuerte aspirante a la gubernatura.

Ramiro fue igual de brillante,  Su liderazgo le permitió representar a los diputados locales del PRI a nivel nacional y luego se fue a una posición en el Comité Ejecutivo Nacional del PRI.

No hay forma de comparar al panista con los dos priistas. Se ve muy pequeñito, pequeñito. Haría mejor en no lanzar frases tan desafortunadas y tan huecas.

En otro tema, la presidenta del PRI, Mónica García Velázquez y su secretario general, Santos  Francisco Hernández Aguilar, recorren la estructura territorial para dialogar con la militancia y juntos marcar la  ruta que les permita reposicionar al partido.

El mal gobierno que realiza Morena es una oportunidad para el PRI, y para la oposición en general, para resurgir, pero para lograrlo se necesita mucho trabajo hacia el interior y en el territorio. Morena aspira a implementar un gobierno absolutista, trabaja para ello y depende de los opositores impedirlo.

Marko Cortés,  líder nacional del PAN, presume que su partido es el único que puede hacerle contrapeso a Morena. Estamos de acuerdo en que el PAN es el partido más fuerte, pero el realidad todos los partidos pueden ser contrapeso y el país necesita de  contrapesos.

Post not found !