La renovación del Congreso de Tamaulipas estará en marcha a partir de este lunes 15 de abril cuando los candidatos inicien sus campañas políticas en los 22 distritos electorales que existen en el estado.

Esta es una de las elecciones llamadas intermedias y se caracterizan por el desinterés que siempre han mostrado los ciudadanos por participar, ya que normalmente votan entre el 30 y 40 por ciento de los electores registrados en el padrón.

Sin embargo, este proceso electoral tiene tres características que lo hacen diferente a los que se han tenido a lo largo de la historia electoral en el estado:

Primera. Será la elección estatal en la que algunos diputados de la actual legislatura podrán reelegirse.

Segundo. Es el segundo compromiso electoral al que se enfrenta el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca y aunque no participa se confirmará sí su partido, Acción Nacional, mantiene la confianza y la credibilidad de los electores.

Y tercera. Será el primer compromiso electoral en el que se podrá a prueba el posicionamiento que tiene el presidente Andrés Manuel López Obrador entre los mexicanos y tamaulipecos.

Así que estas tres características captan el interés de los observadores políticos, porque definirá el futuro de Tamaulipas y el de MORENA, ya que podremos ver si esta organización, que se creó para hacer ganar a López Obrador, puede conseguir el triunfo en alguno de los distritos, pero sin la presencia de AMLO en la boleta.

Además, será una prueba electoral en la que se podrá confirmará sí el PRI, PRD, PT, Verde Ecologista y Movimiento Ciudadano se mantienen en el escenario político o desaparecen.

Debido a que sus dirigentes no han podido fortalecer y en algunos casos ni crear una estructura que les permita un mínimo de sufragios y esto los obliga a diseñar una campaña inteligente, a todo terreno, con un mensaje creíble y atractivo para que convenzan a los electores y salgan a votar por sus propuestas.

Sin embargo, tenemos que reconocer que Acción Nacional es el partido a vencer y vemos que obtendrá el triunfo electoral en la mayoría de los distritos con suma facilidad.

Y es que el trabajo que el gobierno de Tamaulipas y de los municipios panistas es destacado y como ejemplo tenemos los que presiden Enrique Rivas Cuellar y Chucho Nader, quienes desde el primer día de gobierno se han dedicado a trabajar cerca de la gente y los ciudadanos los pueden ver desde muy temprano cumpliendo con su agenda.

En cambio en el caso de Morena sólo Adrián Oseguera se destaca por su labor en el municipio y su permanente atención a las demandas de la gente lo cual no es el caso del alcalde Matamoros quien es investigado por el gobierno de los Estados Unidos y ya le quito hasta su visa lo cual deja mucho que desear, porque traía una buena imagen, pero se le cayó ahora que se sabe que pudiera ser solicitado por la Corte norteamericana.

Del PRI solo basta decir que su dirigente Yalheel Abdalá está haciendo todo lo posible por desaparecer a este partido político y así lo demuestra la renuncia a la dirigencia municipal del tricolor en Tampico de Roberto González Barba, quien nunca le entendió cuál era la estrategia a seguir o qué es lo que deseaba hacer para lograr al menos una digna votación para mantener el priismo vigente.

De los demás partidos, Verde, PT, PRD y MC, mejor ni comentamos nada porque no sabemos lo que han hecho para tener la oportunidad de participar en estas elecciones.

En fin, el PAN es el favorito en esta elección y el trabajo que Kiko Elizondo realiza es destacado y ya lo demostró en la elección de 2018 cuando obtuvo 630 mil 730 votos en Tamaulipas y pasó de gobernar 24 municipios a 31y convertirse en la primera fuerza política en estado.

Aunque cuenta con el respaldo que le ofrece el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca quien ha logrado mejorar los niveles de bienestar y progreso en el estado con los programas, obras y acciones que realiza su administración estatal.

Así que vemos muy difícil que MORENA pueda repetir el triunfo de López Obrador, ya que no ha cumplido con sus compromisos en el estado y le ha quitado gran parte del presupuesto federal destinado para mantener carreteras, mejorar la infraestructura turística, urbana de las principales ciudades del estado, para mejorar la seguridad, atención a los migrantes, estancias infantiles, apoyos para el campo y un sinfín de recursos que desde luego no se sabe hacia donde los canalizará.

Y ni qué decir del PRI, porque hasta los priistas más destacados como Baltazar Hinojosa Ochoa, Marco Antonio Bernal, Paloma Guillén Vicente, Egidio Torre Cantú, Alejandro Guevara Cobos y un sinfín de militantes más, han abandonado a su partido en Tamaulipas y nunca más, después de la derrota en el 2016 se les ha vuelto a ver y esto confirma que este partido está a punto de desaparecer.

De los demás no tenemos comentarios por hacer, pero sería bueno que las autoridades electorales les pongan mucha atención a lo que harán, porque no debería ni existir, ya que solo trabajan en tiempos electorales y por esto no cumplen con los objetivos que un partido político debe cumplir.

Finalmente, tenemos la esperanza que el promedio de votación de esta elección intermedia supere el porcentaje de electores y con ello se demuestre que la participación democrática en Tamaulipas va bien y podría ir mejor. Ni más ni menos.

http://oscarcontrerastamaulipeco.mx

Post not found !