La historia que le cuento a continuación puede haber sucedido en cualquier calle, de cualquier colonia de Ciudad Victoria, en donde familias enteras han padecido la falta absoluta de agua para los servicios más indispensables en una vivienda. Este escenario no es nuevo, pero la última crisis inició la mañana del domingo y desde entonces se ha venido recrudeciendo y la falta de agua haciéndose más y más y más dramática, hasta llegar a la tarde de este martes en que, en las casas de muchas colonias, alrededor de cien colonias, donde ya ni una miserable gota de agua sale por las llaves. El problema se ha venido agudizando hasta llegar a ser una verdadera emergencia humanitaria.

Y en las casas escusados como barquillos, trastes sucios de varios días que con estos calorones estarían generando fauna nociva en los hogares y un desprecio absoluto a la población por parte de las autoridades municipales de Ciudad Victoria, encabezadas por Xicoténcatl “El Zumbador” a quien el problema le importa un pepino, porque el médico está en lo suyo: los negocios que están realizando desde el amparo del poder él, sus parientes y su pandilla y es incapaz de exigirle resultados al gerente de la COMAPA, Humberto Calderón quien no da pie con bola, a quien públicamente declaró que no lo va ni siquiera a sancionar, y menos a despedir.

Y en COMAPA por el problema del agua, ni pio dicen: no contestan teléfonos ni emiten declaraciones serias que ofrezcan información cierta de la gravedad del problema. Sólo cuentos chinos a través de las redes sociales, como para taparle el ojo al macho y del respeto a los usuarios nada, ni una coma. Los usuarios son lo que menos le importan a Humberto. Y el alcalde tampoco contesta el teléfono como ofreció en campaña. Y si lo responden hacen oídos sordos a las peticiones populares.

Y es que esta situación que está matando a los victorenses de sed no es otra cosa más que falta de previsión, de protocolos de emergencia, de procedimientos, de conocimientos serios del área de agua potable y alcantarillado y una improvisación brutal que, como siempre, afecta a los usuarios, quienes tengan agua o no tengan, tienen que pagar el recibo so amenaza de que te corten lo que no te dan, pero finalmente las amenazas ahí están.

Y yo me pregunto: ¿si son tan ineficientes por qué no renuncian? ¿si son tan ineficientes por qué no los despiden? ¿No tienen ni tantita dignidad para respetar al usuario y al ciudadano y poner su renuncia sobre la mesa? ¿Es tanta el hambre y la ambición que a gritos les piden que se vayan y prefieren hacerse los sordos y seguir bailando y haciéndose patos antes de resolver los problemas por los que los ciudadanos les pagamos salarios más que dignos y decorosos?

Porque no es la primera vez que la COMAPA de Victoria está en crisis en los últimos meses. Y el Gerente General, quien por cierto parece ser que no sabe mucho del tema del agua potable, feliz viajaba por París, en Francia, mientras que en Ciudad Victoria no había quien respondiera ni atendiera los problemas derivados de un mal suministro del agua potable. De ese viaje no pasó nada, nadie dijo ni pio, cuando muchos ya hacían al funcionario fuera del organismo por la poca seriedad que pone a su trabajo.

Y es que para nadie es un secreto que para finales de marzo pasado ya se veían señales muy preocupantes del recrudecimiento de las deficiencias en la prestación del servicio de agua potable en Ciudad Victoria. Y aunque la falta de agua fue la bandera política de Xicoténcatl González Uresti en las pasadas elecciones en Ciudad Victoria, ahora resulta que el gerente de la Comisión Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Ciudad Victoria, Humberto Calderón, quien como único mérito para estar al frente del organismo es ser cuñado del diputado electo Arturo Soto Alemán, prácticamente se lavó las manos al asegurar que la escasez de agua se está dando por la situación climática, aunque admitió que más de 120 mil victorenses no reciben el suministro adecuado del vital líquido. ¿120 mil? Se me hacen muy pocos cuando el problema afecta hoy día a más de 100 colonias de la capital del estado.

Tan sólo en los dos últimos días casi la mitad de los estudiantes de Victoria no tuvieron clases por la falta de agua en las escuelas de la ciudad. Y no se hable de restaurantes, hospitales, clínicas y otros establecimientos que o cerraron o dejaron los baños fuera de servicio, con el problemón que ello representa. Xicoténcatl y Humberto pretenden matar a Ciudad Victoria de sed.

El gerente de la Comisión Municipal de Agua Potable y Alcantarillado victorense, Humberto Calderón Zúñiga, debe renunciar a su cargo, y someter a la COMAPA a una auditoría externa para conocer la circunstancia que envuelven al organismo y saber si se hizo o no mal uso de los presupuestos públicos. Y de ineficiencias y falta de resultados ni hablar. Así lo señaló el regidor Fabián Cervantes Tovar, presidente de la Comisión del Agua en el cabildo de Victoria, quien señaló que este funcionario -Humberto Calderón Zúñiga- se ha destacado por su mal desempeño frente a la gerencia de la COMAPA, luego que una tras otra, se registran fallas en el suministro de este vital líquido que afecta a todos los capitalinos.

Me parece que, si esta parvada de ineficientes funcionarios tuviera tantita vergüenza y dignidad, ya hubieran presentado su renuncia y se hubieran ido del cargo con la pena de haber defraudado al pueblo de Victoria. Decía el ex presidente, José López Portillo, que nos estamos convirtiendo en un país de cínicos y si, con personajes como éstos me queda claro que sí: ni saben, ni pueden, se están dedicando a los pingües negocios y quieren sacarle el mejor provecho al tiempo que les dure el hueso, aunque los ciudadanos de a pie tengamos que pagar los platos rotos.

No es de hoy. En el Ayuntamiento de Ciudad Victoria hay muchos personajes que le hacen mucho daño al gobierno municipal y a la ciudad. Entre ellos el propio alcalde, su hija Tanya González, el tesorero José Alfredo Peña, la Directora de Comunicación Social, Gloria Montalvo, quien también ha sido parte de esta crisis en el Ayuntamiento de la Capital; y el propio Humberto Calderón, Gerente General de la COMAPA, que debiera ser el primero en poner pies en polvorosa ante la crisis del agua en Ciudad Victoria.

Urgen cambios para que lleguen quienes si puedan, quienes si quieran trabajar por la ciudad y quienes pongan por delante los intereses de la comunidad antes que los propios, porque crisis como esta ponen en riesgo la viabilidad de la ciudad y de su gente. Más días con esta situación tan grave de falta de agua y correríamos el riesgo de una pandemia. ¡Ojalá y no!

PD. 1. Otra que no tiene vergüenza es la alcaldesa de Reynosa, Maki Esther Ortiz Domínguez. Al llegar a una de las zonas afectadas se sintió eufórica porque el agua ya no les llegó a las rodillas, como hace un año, sino sólo a los tobillos. Y ese, dice la doña alcaldesa, es algo que hay que celebrar.

¿A poco la señora chihuahuense no se ha dado cuenta que muchas de las inundaciones tuvieron que ver con la falta de un programa de prevención para época de lluvias, que implique limpieza de drenes y desazolve de drenajes? Si bien es cierto que hubo mucha agua, también es cierto que, reitero, quien está al frente de protección civil, Federico Pérez, ni tiene los conocimientos no la experiencia para ocupar ese cargo, al que parece llegó por cuatitud con la presidenta o con el primer damo del municipio.

Lamentablemente, en esta emergencia hidrometeorológica hubo dos personas fallecidas, pero si se sigue con esa actitud valemadrista en el Ayuntamiento de Reynosa, el problema para la próxima podría ser peor.

Gracias por recibirnos. Sus comentarios son bien recibidos en nuestro correo electrónico hipodromo.politico@gmail.com. Y también estamos en twitter @CarlosCortesMX.

Post not found !