Ocho de los 22 candidatos a diputados locales iniciaron sus  campañas en el primer minuto de este 15 de abril; casualmente  representan a los tres principales partidos, de donde saldrán los ganadores.

La única que no arrancó campaña en la madrugada, de entre los favoritos,  fue Imelda Sanmiguel Sánchez, del PAN, que compite por el Distrito 2.

En cambio, sus compañeros Manuel Canales Bermea y Félix Fernando García Aguiar sí empezaron en la madrugada. Canales Bermea, que va en el Distrito 1,  arrancó en un evento en las instalaciones del Comité Municipal y fue acompañado por el diputado federal Salvador Rosas Quintanilla y Ernesto Ferrara, enlace del Comité Directivo Estatal del PAN en  Nuevo Laredo.

García Aguiar, el Moyo,  del Distrito 3,  inicio su campaña en Miguel Alemán, respaldado por su suplente, Ramiro Barrera, ex alcalde de esa pequeña ciudad.

Los candidatos de Morena, Oscar Alarcón, del Distrito 1; Diana Cantú, del 2; Luis Alfredo Buerón, suplente en el Distrito 3; y las candidatas plurinominales, Carmen Lilia Canturosas y Esther García,  hicieron un evento, en el cruce de Obregón y Héroe de Nacataz, en el que estuvo  presente el ex alcalde Ramón Garza Barrios.

Los candidatos del PRI, Baudelia Juárez García, Horacio Seone Yeme y Laura Valdez Covarrubias, se reunieron en las instalaciones del Comité Municipal del PRI.

En el inicio de la guerra electoral los candidatos desbordan entusiasmo y todos manejan un discurso triunfalista. Es lo natural. Si   desconfiaran de sí mismos, no tendrían nada que hacer en el proceso.

También es normal que en esta campaña los candidatos nos presenten propuestas para transformar a Tamaulipas. Cada uno manejará su propio estilo para intentar convencer a la ciudadanía de que están  hablando en serio. Cada ciudadano decidirá a quién le cree, o si de plano no le cree a nadie.

La guerra electoral empieza y, como cada proceso, esperemos que  se realice en un clima de civilidad y respeto, aunque  francamente nos parece imposible.

Y es que  el insulto y  la descalificación se han convertido en un ingrediente presente en la mayoría de los últimos procesos electorales, con mayor o menos intensidad.

También parece inevitable que al final la contienda se decida en los tribunales. Se acabaron los tiempos de un   Carlos Montiel que cuando su partido le pidió salir a reconocer que había perdido, pero mediante un fraude, él dijo que no  haría eso, que había perdido, de la manera que hubiera sido, pero había perdido.

Los candidatos deben estar conscientes de lo que enfrentan. El que tema salir lastimado por  descalificaciones, que se abstenga de  participar. No decimos que los golpes bajos se justifiquen, pero forman parte inevitable de la política mexicana.

Post not found !