El gobernador Francisco García Cabeza de Vaca anunció una fuerte inversión para  ampliar y mejorar la seguridad pública en Tamaulipas.

Esta inversión incluye la  construcción de Centro C-5, la compra de tres helicópteros, la instalación de 4,500 cámaras de seguridad, la terminación de 5  complejos  de seguridad,  la instalación  de 40 bases de auxilio vial en las carreteras, entre otras acciones.

Esto lo dijo en el marco de la ceremonia de graduación de 178 elementos que se van a integrar a los cuerpos de seguridad estatal, como policías  y custodios en los penales, con lo cual ya suman 1,915  elementos los que se han graduado en la Universidad  de  Seguridad y  Justicia de Tamaulipas.

“Sin temor a equivocarme será (Tamaulipas) el Estado más vigilado, más seguro de este país, los resultados  ya los estamos  viendo”, declaró.

Complicado tema este de la seguridad. Los ciudadanos nunca están  satisfechos con lo que  hacen los gobiernos y por supuesto,  cada quién  habla según le haya ido en la Feria.

A un servidor, por ejemplo, se le hace una chulada viajar a la Ciudad de México, porque lo tiene todo. En los lugares turísticos, todo mundo o casi todo mundo, se siente tranquilo.  Y sin embargo, cualquier noticiero de televisión y radio,  habla todos los días de asaltos, robos, secuestros, ejecuciones, extorsiones, vicios. Desde afuera, pareciera que nos pintan una zona de guerra, que uno no ve cuando va de visita y por eso no podemos compartir esa visión apocalíptica.  Cuestión de percepción.

En fin.

En  otro tema, hace unos pocos años, en el trienio 2007-2009, se creó en Nuevo Laredo el cargo de Alto Comisionado para el Combate a la   Pobreza Extrema y como titular quedó Juan Jesús Benavides, que venía del Seguro Social, donde estuvo  varios años como Sub-delegado Administrativo.

El nombramiento, proviniendo de un gobierno municipal, sonaba  exagerado, rimbombante,  y por lo mismo, chistoso. El tiempo confirmó que todo esto era cierto, se trato de la invención de un cargo para hacer ruido mediático  y nada más, porque al terminar el trienio,  en Nuevo Laredo siguió habiendo miles de pobres, como los  hay desde ayer,  hoy y siempre.

Pues  bien, se acaba de instalar en Nuevo Laredo una  Ventanilla Única para la Atención de los Migrantes, dependiente de la ONU, y pareciera que  esta oficina seguirá el curso que en su momento siguió el cargo de Benavides.

Y es que un ciudadano común esperaría que una oficina de la ONU llegase acompañada de decenas de millones de dólares, decenas o centenas de empleados y decenas de toneladas de equipo para facilitar  su labor y no hay nada de esto. ¡Es la ONU!, el organismo que en teoría  todo lo puede, aunque la terca realidad es muy diferente.

Esperemos equivocarnos.

Post not found !