Distingue la ciudad por sus bondades, pero también por descarados abusos

·         – . La venta de terrenos de la ex Aduana, otro descarado despojo a la ciudad          

·         – . Se acordó la devolución del Fideicomiso Puente III, ¡pero no se concretó!     

         

                                  

Clarificando. – Es innegable la generosidad de nuestra ciudad, al permitirnos una serie de beneficios naturales que a su vez han dado pie a ser uno de los puntos de gran economía, así como relevantes del comercio internacional y ubicarse como la principal aduana del país, también dieron pie a la corrupción. Cierto el abuso a las bondades, pero también hicieron surgir otras lacras como son el disimulo y la perversidad para acallar voces y extender esto en una red de complicidad.    

Clarín. – El caso de la extensión de terreno donde será erigido el cuartel de la Guardia Nacional, es totalmente fortuito haya sido detectado en la irregularidad y el abuso, cometido por funcionarios de un Gobierno Municipal anterior. Bien sería romper con la secrecía ante la ciudadanía sobre el inventario de bienes municipales o bien hacer un arqueo profundo a lo que llaman las Reservas Territoriales. Uno y otro de aparente beneficio para la ciudad, sólo fue para unos cuantos bajo el tráfico de influencias.        

Aclarando. – ¿Qué sucedió con Reservas Territoriales?, un programa que nació transparentado, con fines totalmente nobles para familias endebles, que fue motivo de un reconocimiento a nivel nacional y que puso en alto el nombre de Nuevo Laredo, de pronto se vio arrebatado por la ambición y con todo el descaro, bajo lo “oscurito” y en horario de “cinco para las doce” fue puesto en venta al mejor postor, se dejaron de construirse viviendas modestas y hoy figuran ahí grandes residencias.           

Claro que sí. – Aquí lo hemos señalado en distintas ocasiones; pobre Nuevo Laredo, hundido en la ambición y la corrupción de quienes se les ha conferido el poder, al repartirse la ciudad, como sería también el caso de los terreno de la ex Aduana, los que fueron donados por el entonces titular de Sedesol, Luís Donado Colosio para obras de beneficio al pueblo y de pronto sin el menor recato vendidos al hoy diputado Salvador “Chava” Rosas, que ahora los renta a la Aduana por 100 mil dólares al mes.       

Claroscuro. – Y en ese silencio que tiende a ser común, el entonces alcalde José Manuel Suárez López vendió dichos terrenos durante los últimos días de su gestión en el 2004 y la Dirección General del Patrimonio Inmobiliario Federal le inició un procedimiento administrativo de reversión de los terrenos de la ex Aduana donados al Ayuntamiento en 1994 para crear un subcentro urbano. Es público en algunos medios que esta medida se dio porque Pepe Suárez vendió sin autorización.

Claro que no. – Y no sucedió nada, no obstante que los terrenos donados por el Gobierno federal fueron vendidos sin autorización de un comité creado para vigilar las ventas, y sólo uno de esos terrenos fue por 3.9 millones de dólares, dinero del que se desconoce su paradero. El entonces diputado local panista Everardo Quiroz, manifestó que los predios enajenados el 13 de diciembre del 2004 en junta extraordinaria de Cabildo se vendieron con precios del 2001, y no se avisó al Gobierno federal ni estatal.

Claridades. – Una de las condiciones de la donación era crear un comité con representantes del Gobierno Federal, estatal y municipal para vigilar que la comercialización de los inmuebles fuera acorde a los valores de mercado que rigen en la localidad, y que destinara el producto resultante a obras de infraestructura y mejora urbano. Los terrenos en Avenidas México y Reforma, ahora tienen dos hoteles de cadena de cinco estrellas, una gasolinera, el gimnasio de la UAT y una mueblería.

Sabía usted que. – Similarmente aparece entre los despojos de que ha sido objeto la ciudad mediante tráfico de influencias, el Fideicomiso del Puente III, enpoder del Estado, del que poco abundaremos dado que ha sido tema muy detallado. Solo agregaríamos que el último alcalde que estuvo a punto de recuperarlo y no lo hizo fue Carlos Canturosas, pues ya había aceptado el entonces gobernador Egidio Torre Cantú.  ¡Cuánto aguante… Nuevo Laredo!

javierclaudio40@yahoo.com.mx

Post not found !