Redacción

Nueva York.- Luego de tensas negociaciones entre México y Estados Unidos para evitar la aplicación del 5% de aranceles a los productos mexicanos, el viernes el presidente Trump decidió suspender de manera indefinida dicha disposición, pero logró imponersel gobierno mexicano para que aceptara de manera desventajosa algunas condiciones que favorecerán al gobierno norteamericano.

Así, mientras el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador se dirigía a Tijuana para encabezar una supuesta protesta, la cancillería mexicana firmaba el documento en el que se compromete a firmar un acuerdo migratorio que permitirá México aceptar a todos los migrantes que Estados Unidos deporte sin importar nacionalidad, a desplegar la Guardia Nacional al sur de la frontera para detener la ola de migrantes, y un combate más efectivo contra el narcotráfico.

Esto implica que todos los extranjeros que ingresen a Estados Unidos y que sean detenidos por buscar asilo humanitario, serán regresados a México de inmediato mientras se analiza su petición ante las autoridades migratorias de ese país.

Con esto México aceptará convertirse en ‘Tercer País Seguro’ al detener en la frontera sur a todos los migrantes que intenten usar territorio mexicano como paso para ingresar a Estados Unidos, además, este acuerdo permitirá también que México compre una mayor cantidad de productos agrícolas norteamericanos, lo que afectaría la industria agrícola mexicana.