Gastón Monge

 

Nuevo Laredo, Tamaulipas.- El fundador de las autodefensas en Michoacán, José Mireles Valverde, ofreció una conferencia de prensa la mañana de este jueves ante medio centenar de periodistas, en la que dijo que “a los políticos les vale madre el pueblo, porque mientras el pueblo se pelea por las ideologías partidistas, los políticos duermen con camiseta azul y se despiertan con una roja, una verde o una amarilla”.

Fue al filo de las 11:00 horas cuando este hombre de 60 años de edad, de andar firme, bigote cano y su habitual sombrero oscuro, se presentó en una de las salas de la Universidad del Norte de Tamaulipas para hablar no se du experiencia como preso político, sino de los abusos que su pueblo natal, Tepalcatepec, sufrieron antes de ser existir las autodefensas.

Consideró que los partidos políticos no son necesarios para que haya democracia y paz en un país, y como ejemplo, dijo que los países más desarrollados del mundo como China, Rusia y Estados Unidos, son los que o no tienen o cuentan con pocos partidos políticos.

“Para que queremos tanto pinche partido político en México? Sirven solo para mantener a tanto parásito”, señaló.

Luego habló de las condiciones en que vive la mayoría de los presos, de los que dijo que “más del 90 por ciento de los presos que hay en las cárceles son víctimas, no criminales, y por eso se habla de una amnistía para ellos en el próximo gobierno”.

Mireles dijo que se levantó en ‘armas’ y que llamó a su comunidad a hacer lo mismo, para defenderla de la delincuencia y del abuso de las autoridades, pero que debido a ello, fue detenido y encarcelado durante tres años en una estrecha celda en la que dijo, aprendió a reflexionar.

Empero, mencionó que gracias a las autodefensas, en su pueblo ya no existe el robo ni el delito, gracias a que tampoco existen policías, ni partidos políticos, “y esto se debe a que ninguna autoridad oficial pisa nuestras tierras”, expresó.

Su plática fue amena y muy dura. Habló de cómo su pueblo era masacrado por las noches desde el aire debido a que no permitían el ingreso de ninguna autoridad, y que gracias a ello en el país hay 23 entidades que cuenta ya con autodefensas dispuestas a no permitir más abusos ni el autoritarismo de los políticos y de los partidos.

Casi al final de su plática, Mireles dejó ver su penetrante mirada que refleja además del sufrimiento que pasó en la cárcel, la esperanza de que a México le vaya mejor con un presidente diferente a los demás, y comentó que a nadie le desea lo que pasó en la cautiverio, cuando durante ese tiempo sufrió un calvario que pocos podrían aguantar.

“Los que votamos por un cambio lo hicimos porque nos urge un cambio para acabar con la corrupción y con la delincuencia organizada, porque ambos son lo mismo”, sostuvo con voz firme y fuerte.

Mireles, médico cirujano de profesión pero luchador social por convicción, fue invitado por la Universidad del Norte de Tamaulipas para hacerle entrega del título Doctor Honoris Causa y hacer una narrativa de su experiencia como líder las autodefensas, y durante su estancia de tres años como preso político, por defender como dijo, las causas de su pueblo en contra de delincuentes y de la opresión gubernamental.