Juan Rodríguez

 

Laredo, Tx.- Poco más de 30 activistas laredenses, representantes de
diversas organizaciones, se plantaron esta mañana frente a la sede de los poderes
municipales para protestar en contra de la construcción del muro en la
frontera sur de Estados Unidos.
De manera pacífica, los inconformes por el proyecto del presidenteDonald

Trump, dijeron que una barrera física no es necesaria porque
aquí, cuando menos, no existe ninguna crisis por ingreso de
inmigrantes y quienes se internan ilegalmente a territorio
norteamericano, son aprehendidos por las autoridades aduaneras, como
ha ocurrido en todos los años que históricamente se ha venido
resguardando la frontera.
Berenice González, representante del Laredo Inmigrant Alliance,
manifestó que existe un gran rechazo social contra dicho muro, al cual
calificó como “un monumento al racismo y a la división de los
pueblos”, reiteró que no existe ninguna necesidad de bardear al país,
“cuando Laredo es una ciudad segura”.
Tricia Cortez, directora del Centro de Investigaciones del Río Grande,
señaló que además de los problemas de identidad nacional que causará
el muro, su construcción implicará un atentado contra el ecosistema,
causando graves daños a la flora y la fauna silvestre.
Insistió que el proyecto de Trump es completamente innecesario porque
no existe ninguna emergencia de seguridad nacional en esta región
fronteriza.
“Las estadisticas de la Aduana y Protección Fronteriza no muestran
indicativos de alarna por detenciones de indocumentados ni decomisos
de drogas, ni nada, por eso no se justifica el muro”, dijo Cortez.
Otros que mostraronb su misma posición fueron Israel Reyna y Carlos
Blanco Jr., la hermana Rosemary Welch, la regidora Nelly Vielma y
otros laredenses, quienes empezarán a juntar firmas de ciudadanos que
también están en contra de los propósitos del presidente.

Por la noche, en el parque Los Tres Laredos, estos grupos de activistas estuvieron también haciendo manifestaciones en contra del mencionado proyecto presidencial.