Juan Rodríguez
(Reportaje Especial)
Laredo, Tx.- Con la muerte de 125 indocumentados en la frontera suroeste de los Estados Unidos, 44 de ellas registradas en Laredo, la Patrulla Fronteriza determinó que esta región se ha convertido en una ruta mortal para los extranjeros que llegan con intenciones de internarse ilegalmente al país.
Félix Chávez, jefe del sector Laredo de dicha corporación, asentó lo anterior durante una conferencia de prensa, esta mañana,dentro de la Iniciativa de Seguridad Fronteriza, mediante la cual se instrumentan varias estrategias no sólo para salvaguardar la frontera, sino también para hacer frente a la crisis humanitaria, que incluye el rescate de familias y grupos de indocumentados tanto en el desértico monte, en las garitas donde llegan tráileres herméticamente cerrados, repletos de humanos, como también del peligroso río Bravo, mediante patrullajes en tierra, agua y aire.
Chávez condenó a los grupos de traficantes de humanos que operan desde el lado mexicano, porque dejan a las personas en peligro de muerte, cuando también huyen en persecuciones con su cargamento, provocando mortales accidentes.
“Son seres sin escrúpulos que no respetan la vida de nadie, pues han abandonado a familias enteras sin agua y sin comida, aún con estas temperaturas”, fustigó.
Dijo que dentro de esta labor, la Patrulla Fronteriza ha arrestado además a 627 mil inmigrantes, 82 por ciento de ellos de nacionalidad no mexicana durante el presente año fiscal, con una tendencia a que se incrementen estos números durante los próximos días, ante la presencia de más inmigrantes en espera de cruzar ilegalmente.
LAS MUERTES
Por su parte, la médico legista del condado de Webb, Corinne Stern, dio a conocer durante esta misma comparecencia de las autoridades federales, que en la morgue se encuentran los cuerpos de 60 indocumentados, de los cuales 23 de ellos fallecieron en este condado, 13 en el condado de Brooks y 14 en el de Maverick, todos ellos en proceso de identificación para su posterior repatriación.
Indicó que gracias a la cooperación mutua con la Patrulla Fronteriza, mediante el programa “Missing Migrants”, han podido establecer la identidad de los cadáveres y la localización  de los familiares, de manera rápida y efectiva.
EL PATRULLAJE ACUÁTICO
Narcizo Ramos, uno de los portavoces de la Patrulla Fronteriza, tras un recorrido por el río Bravo a bordo de las lanchas motorizadas, explicó que estas naves, que pertenecen a la Unidad Marina, se desplazan a una velocidad de 40 millas terrenales por hora, llevando consigo a un equipo de oficiales especialmente entrenados, incluyendo 170 agentes de servicios médicos y 12  paramédicos que auxilian a cualquier persona en problemas para cruzarse.
Dijo que son 17 botes salva-vidas que se mueven a base de diesel y otros a gasolina, los cuales recorren las 171 millas del río incluyendo en el condado de Zapata, donde el patrullaje es 24 horas al día, por tratarse de un sector donde por el hecho que se encuentra la presa Falcón, es necesario una vigilancia mayor y más constante.
Estos elementos del sector Laredo, recientemente han rescatado del Bravo a 45 indocumentados en peligro de muerte en el río, pero en general, la corporación ha salvado la vida de 1,700, la mayoría a punto de morir a causa de la deshidratación, hambre y cansancio, tras adentrarse caminando largas distancias entre el monte, además de los que han sacado de tráileres y casas de seguridad en Laredo.
Esta cantidad de rescates, aseguró Ramos, supera en casi un 150 por ciento, en relación al pasado año fiscal, en el que se salvaron a 700 indocumentados, una situación preocupante, provocada por la crisis humanitaria de inmigrantes, aún sin solución.