Gastón Monge

 

Nuevo Laredo, Tamaulipas.- Comerciantes afiliados a la Cámara de Comercio de esta ciudad mencionaron que hasta el momento no han padecido escases de productos de primera necesidad que pudiera ser ocasionada por un probable desabasto de combustible en entidades del sur del país, mencionó Jaime Mireles, presidente del organismo.

Jaime Mireles

Mencionó que pese al desbasto de gasolina en el país, en esta ciudad no existe desabasto de alimentos por la falta de transporte, pero dijo que las repercusiones más inmediatas por la falta de combustible, las sufre el ciudadano y luego el transporte público pero en el sur del país.

Pero dijo que el transporte de mercancías a esta frontera no se ha sentido a pesar del desabasto de combustible, y se debe a que una buena parte de la gasolina que se consume es importada de Estados Unidos.

“Algunos reportes que nos han llegado, es que es probable que pronto se resuelva el problema del desabasto de gasolina, y será en días, y esperamos que así sea”, expresó.

La próxima semana la directiva de Canaco de esta ciudad se reunirá con sus similar en león, Guanajuato para ver este asunto y otros relacionados con la actividad comercial, de otro modo, dijo que si el desbasto continúa no habrá manera de trasladarse.

Reiteró que por fortuna no hay desabasto de mercancías en esta frontera, pero dijo que debido a los rumores y a la incertidumbre ocasionada por la falta de combustible, el precio de algunos productos de consumo básico, aumentaron su precio en detrimento de la población.

Al terminar el 2018 los índices de inflación en el país fueron de aproximadamente 5.7 por ciento, y de acuerdo a Mireles, unos productos aumentaron mucho su precio, peor otros lo hicieron de acuerdo a los niveles de inflación.

“El mensaje que hemos dado al comercio y a los que manejamos servicios y en este caso alimentos, es que no se repercuta tanto, porque hemos visto que hay medidas aplicadas por el gobierno federal para evitar la inflación, esperamos que no repercuta en sentido contrario”, expresó.

En algunos casos los comerciantes de esta ciudad comprarían sus insumos en Estados Unidos, por ser más baratos que en el interior de México, en donde pagarían todavía el 16 por ciento de impuesto, sobre todo si se trata de Comoras a corto plazo y de contado, ya que si se hace a crédito se crea un pasivo en dólares, con el riesgo de que se pague más debido a la inestabilidad de la paridad del peso ante el dólar.