Gastón Monge

 

Nuevo Laredo, Tamaulipas.- Gabriela Asencio Gómez, presidenta del Patronato Cultural Nuevo Laredo AC, y Luis Barrera López, se presentaron este día en el Consejo de Instituciones para presentar el adelanto de un libro pronto a ser publicado y que se llama ‘Bienvenidos a Laredo’, que data de parte la historia de la ciudad y de sus atractivos y derroteros que ofrece a los visitantes.

El presidente del organismo empresarial, Fernando Rodríguez Garza, dijo que se trata de una compilación de materiales históricos que serán parte del contenido de la obra, de la que Luis barrera es el editor.

“Nos dijeron que en este momento se están recopilando fotografías, anécdotas, tradiciones y situaciones que se han vivido en la ciudad, y dentro de ello, se trata de interactuar con los diferentes organismos y cada uno exprese sus puntos de vida y experiencias que han tenido en la ciudad”, comentó Rodríguez.

De los temas a tratar en el libro, dijo el empresario que en la presentación del proyecto se dijo que el texto tocará los temas  de inmuebles y obras que existen pero que ya dejaron de funcionar, como la mantequera, la empresa Industrias Unidas, una fábrica de ropa, la primera maquiladora en la ciudad Transitrón, una fábrica de parafina y la relevancia de las academias de danza actuales.

“Durante la presentación ante los miembros del Consejo, se hizo un recorrido de todos estos episodios que hicieron grande a Nuevo Laredo, y se hizo notar que es una ciudad moderna con la llegada de nuevas industrias, eventos y lugares de esparcimiento cultural”, comentó Luis Barrera ante los integrantes de este organismo

Mencionó que en su visita se hizo un gran intercambio de ideas, de recuerdos y de anécdotas, como la existencia del barrio de la cagarruta, el barrio chino, el tren de la bola y otros eventos históricos que quedaron grabados en la memoria colectiva de la ciudad.

De la plática, dijo Rodríguez que fue algo muy importante para los consejeros, y que de la plática se anotó lo más destacado tanto en lo histórico como en lo actual, lo que fue relevante para Asencio, quien alabó la presencia de Luis Barrera y de su plática.