Gastón Monge

Nuevo Laredo, Tamaulipas.- Las menores de edad que son estudiantes y que están embarazadas o que ya son madres, son un asunto que preocupa a las autoridades de salud y educativas, ya que hasta el momento la Secretaría de  Salud cuenta con un registro de al menos 200, de las que 12 cuentan con una beca para continuar sus estudios.

Además, el municipio, a través del departamento de salud, cuenta ya con una cartilla médica elaborada en exclusiva para menores de edad que estén embarazadas, por lo que el Imss y la SS cuentan con un registro de las jovencitas que estén embarazadas, para visitarlas y solicitarles que acudan a una consulta médica para llevar un control de su embarazo.

Doctor Jaime Gutiérrez

Ante esta problemática, Jaime Gutiérrez, jefe médico municipal, comentó que los padres o tutores de estas menores deberán apoyar a las menores y llevarlas a consulta médica para el control de sus embarazos a un centro de salud, clínica u hospital.

“Esto es un acercamiento y una concientización para esa madres  menores de 19 años que vamos a visitar, y de esas 200 que tenemos en registro, comenzaremos primero con las más jovencitas, y trabajamos con este apoyo ,muy personalizado de mujeres menores de edad que atenderemos y orientaremos sobre sus condiciones de madres”, explicó el médico.

De acuerdo a datos del Sistema DIF de Tamaulipas, los municipios con mayor número de menores de edad embarazadas son Matamoros, Reynosa, Nuevo Laredo, Victoria, Tampico y Altamira, con un 28 por ciento aproximado del total en la entidad.

Por ello fue que al inicio del actual gobierno estatal fue creado el programa Intersectorial de Atención al Embarazo Adolescente, cuya finalidad es la de consolidar las acciones de salud entre este sector de la población.

“La intención de estos programas es disminuir la morbilidad y las  complicaciones en las mujeres menores de edad que están embarazadas”, explicó el médico.

Pero el problema se agrava, ya que de acuerdo a Gutiérrez, la mayoría de esas jovencitas se embaraza por segunda y hasta por tercera ocasión, por lo que aclaró que la atención será para las de menor edad de manera personalizada entre las de 13 a 16 años de edad, por ser mujeres inestables y sin el control adecuado de su salud y de su embarazo.