Gastón Monge

 

Nuevo Laredo, Tamaulipas.- A diferencia de otros años, en la víspera del Día de San Valentín, la plaza Hidalgo lució casi vacía durante la mañana del miércoles 13, debido a que los permisos otorgados para la venta de productos relacionados con esa fecha, se entregaron para la venta del 13 al 17 de febrero, lo que molestó a muchos comerciantes que argumentaron que no podrán vender su mercancía.

El año pasado los permisos fueron con varios días de anticipación al 14 de febrero, lo que permitió a los comerciantes vender la mayor cantidad de sus productos.

Una comerciante de nombre María, instalada sobre la acera norte de dicha plaza, vende en este lugar desde hace 15 años, pero dijo que este año teme no venderá mucho debido a que los permisos se los dieron apenas un día antes del 14.

Ella vende regalos envueltos en celofán, desde una paletita de dulce de 5 pesos, un arreglo de 100 pesos, hasta un osito gigante de peluche con un costo de 350 pesos.

“No me ha ido muy bien, pero espero vender todo este 14 de febrero, ya que estaremos hasta las 10 de la noche, por ser la hora que nos dieron para retirarnos, porque no creemos poder vender después del 14” explicó la mujer.

Jorge, un joven inquieto de escasos 17 años de edad,  buscaba un regalo para darlo a una chica luego de dos años de noviazgo, buscó en varios puestos, hasta que llegó a uno ubicado sobre la banqueta sur de la plaza Hidalgo, en donde le compró a una comerciante el regalo buscado.

“Tengo dos años  con mi novia, y a ella le gusta lo que le regalo, y ahora busco un muñeco o algo parecido para dárselo”, dijo entusiasmado el joven antes de acudir a buscar a su novia.

Aunque pocos eran hasta ese momento los puestos de comerciantes de este tipo de productos, la gran variedad y color de los regalos le dieron a esta plaza un toque alegre y vistoso, que contrastó con los espacios vacíos y la ausencia de muchos de los comerciantes que en años anteriores ya invadía esta y otras placitas de la ciudad.

Sin embargo, pese a la poca venta y a la escasa visita de compradores, destacaban los obsequios de San Valentín, como peluches, flores, dulces de chocolate y de caramelo.